Q - R E A D Y B Y Q U I R N P R E V E N C I N

Absentismo no justificado. ¿Cómo abordarlo?

persona delante de ordenador

Las bajas fraudulentas o no justificadas en el contexto del absentismo laboral son una preocupación común para muchas organizaciones. Estas ausencias no son resultado de una enfermedad legítima o una situación personal justificada, sino que involucran acciones deliberadas y engañosas por parte de los empleados. Es importante abordar esta problemática de manera adecuada para garantizar la integridad del sistema y evitar impactos negativos en la empresa.

Herramientas de la empresa para combatir este tipo de absentismo

Hemos de partir de la potestad que se otorga al empleador y que se configura en el Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 20.4 que dispone «El empresario podrá verificar el estado de salud del trabajador que sea alegado por este para justificar sus faltas de asistencia al trabajo, mediante reconocimiento a cargo de personal médico. La negativa del trabajador a dichos reconocimientos podrá determinar la suspensión de los derechos económicos que pudieran existir a cargo del empresario por dichas situaciones».

En base a lo regulado, el empresario está facultado para organizar el procedimiento de verificación de la salud del trabajador, sin que la norma disponga otras limitaciones diferentes a las que de ordinario se desprenden de las exigencias de la buena fe y el respeto a los derechos de los trabajadores, esencialmente en este punto, de todos aquellos relacionados con la salvaguarda de su intimidad y la consideración debida a su dignidad, a la que de forma expresa se refiere en ese mismo contexto del control de la actividad laboral art. 20.3 ET. “El empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales”.

Sentada la base jurídica, podemos decir que el empresario puede instaurar en la compañía un servicio de apoyo y seguimiento médico, a cargo de personal cualificado, destinado a realizar un seguimiento y verificación de la situación médica en caso de ausencias al trabajo producidas por procesos de enfermedad común o accidente no laboral.

Por otra parte, ante la negativa del trabajador a colaborar con esta verificación del estado de salud, la empresa podrá suspender aquellos complementos salariales que pudieran existir a cargo del empresario.

En última instancia e inmersos en un proceso de no colaboración por parte del trabajador, la empresa tiene la potestad de iniciar una solicitud de propuesta de alta a la inspección médica ante la imposibilidad de verificar el estado de salud del trabajador en los cauces anteriormente descritos.

Contar con un servicio de gestión del absentismo puede incluir la implementación de controles rigurosos, como la solicitud de informes médicos, certificados y otros documentos legales que respalden la causa de la ausencia. Asimismo, el monitoreo constante de los índices de absentismo y el análisis de patrones pueden ayudar a identificar posibles irregularidades.

Cuando se sospecha de una baja fraudulenta, es necesario llevar a cabo una investigación exhaustiva para recopilar pruebas y asegurar que se están tomando las medidas adecuadas. Esto puede incluir entrevistas, verificación de información y colaboración con profesionales especializados en medicina laboral.

Cultura de empresa y prevención

Es importante fomentar una cultura de integridad y transparencia en la organización, donde los empleados entiendan las consecuencias de una baja no justificada y se sientan motivados a cumplir con las políticas y normas establecidas. La comunicación clara sobre las políticas de reporte de ausencias, así como la promoción de un ambiente laboral honesto y respetuoso, puede ayudar a prevenir bajas fraudulentas.

La prevención es clave para evitar la ocurrencia de bajas no justificadas. Establecer programas de bienestar y salud ocupacional que promuevan una buena calidad de vida y un ambiente laboral saludable puede ayudar a reducir las razones legítimas para una baja no justificada. Asimismo, brindar apoyo a los empleados en situaciones de estrés, dificultades personales o insatisfacción laboral puede prevenir la tentación de recurrir a bajas fraudulentas como una solución.