Q - R E A D Y B Y Q U I R N P R E V E N C I N

Salud mental y absentismo laboral en mujeres: una mirada en el Día Internacional de la Mujer

mujer en sofa

El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, una fecha que no solo celebra los avances hacia la igualdad de género, sino que también nos insta a reflexionar sobre los desafíos que enfrentan las mujeres en diversos aspectos de la vida, incluido el ámbito laboral. En este contexto, es importante explorar qué relación existe entre la salud mental de las mujeres y el absentismo laboral, siendo este un tema de especial relevancia en el ámbito de la gestión empresarial.

Transformación de roles y sus consecuencias 

Históricamente, las mujeres han luchado por la igualdad, superando barreras, y una de ellas ha sido el acceso al mercado laboral. La incorporación al trabajo ha proporcionado independencia económica, pero también ha introducido desafíos relacionados con la conciliación de roles familiares y profesionales. Aunque las mujeres han avanzado considerablemente en la participación laboral, persisten desafíos al equilibrar responsabilidades familiares y profesionales.

Según datos del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) en la encuesta de personas activas en el cuarto trimestre del 2023, a través del INE (Instituto Nacional de Estadísticas) el 47,2% de las mujeres están activas laboralmente, en comparación con el 52,05% de los hombres. Esta diferencia plantea preguntas sobre si existe una correlación directa en los índices de absentismo y si las causas de la Incapacidad Temporal por Contingencia Común y Accidente No Laboral varían entre géneros.

Trastornos mentales y absentismo laboral en mujeres 

El informe de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo del 2023 destaca que los Trastornos Mentales y del Comportamiento son la segunda causa de baja médica, afectando a mujeres y hombres, aunque con consecuencias más prolongadas para las mujeres.

Datos de la Confederación de Salud Mental en España indican que una de cada cuatro personas sufre o sufrirá un trastorno mental, siendo las mujeres más propensas al desarrollo de los mismos.

El análisis de datos del Sistema Público de Salud del 2022 revela que los trastornos de ansiedad y depresivos afectan significativamente más a las mujeres.

La pregunta que nos hacemos es si se deben implementar estrategias de prevención y asistenciales diferenciadas en función del género para combatir el absentismo laboral desde un entorno laboral.

Contextualizando la salud mental femenina 

A primera vista, se podría argumentar que la mayor incidencia de trastornos psicológicos en mujeres, como ansiedad y depresión y que conllevan a una Incapacidad Temporal por Contingencia Común, se explica debido a factores biológicos. Sin embargo, el Instituto de las Mujeres sostiene que dicha prevalencia está más relacionada con factores psicosociales de género que con características biológicas.

Es crucial reconocer que, al buscar ayuda en el ámbito de la salud mental, las respuestas actuales tienden a centrarse en soluciones biomédicas, sin considerar adecuadamente el contexto social y las circunstancias vitales específicas de las mujeres. Este enfoque podría contribuir a la cronicidad de los problemas, incrementados por largas listas de espera para ser atendidos en la sanidad pública y desafíos económicos en el acceso a especialistas privados.

Un enfoque integral: la clave para la gestión de la salud mental desde las empresas 

Las situaciones de Incapacidad Temporal por salud mental en las mujeres representan un coste significativo para las empresas, y su incidencia ha ido en aumento en la última década.

Favorecer el acceso a un apoyo psicológico para empleados no debería considerarse un gasto, sino una obligación en la gestión integral y de manera competitiva del capital humano de una empresa.

En resumen, cuidar las condiciones laborales, promover la conciliación y crear un entorno de trabajo saludable son acciones que pueden contribuir a reducir la incidencia de problemas de salud mental, disminuir el absentismo y, en última instancia, aumentar la productividad.

En este Día Internacional de la Mujer, reflexionemos sobre cómo podemos avanzar hacia un futuro laboral más equitativo y saludable para todas.